Nepotismo ilustrado en la Galería Fernando Pradilla

IMG_4543
Carlos Aires, “30 euros, 15 minutos” (2015) Impresión digital sobre bastidores de madera estucados, dorados y bruñidos con oro.

“Voy a escribir una crítica sobre tu expo”. “Espero que sea mala”-  me dijo Juan Francisco Casas, comisario de Nepotismo ilustrado en Fernando Pradilla. El día de la inauguración no cabía un alfiler en la galería. Ni en el piso de abajo, ni el patio- donde todo el mundo se arremolinaba para fumar y beber cerveza- ni en el espacio Proyectos, el piso superior, ni en las escaleras.  Parecía una fiesta a la que te han invitado y no sabes muy bien por qué estás ahí, pero en la que al final te quedas más de lo que habías pensado.

Nepotismo ilustrado es, como su nombre indica, una convocatoria para los amigos del comisario. Sin eufemismos ni escondites: Juan Francisco Casas propuso a sus amigos artistas participar en la exposición, sin simular que había un discurso curatorial subyacente, ni un criterio determinado para seleccionar las obras. El resultado es chocante, desconcertante, confuso. Como el cumpleaños en el que se juntan amigos tan distintos que en principio da pereza, pero luego sorprende precisamente por lo exótico.

La exposición comienza con una obra de Óscar Seco muy elocuente: Little Nemo in Secoland. Vaya por delante que es una percepción particular, pero la imagen de Superman colgado en un árbol sobre un paisaje bucólico me hace pensar en cualquier heroísmo colgado, inútil: desde un discurso hegemónico hasta la sacralidad del artista, del hecho artístico y de sus figuras de poder, incluida la del comisario.

Justo en frente, una de las mejores piezas de la exposición, Bandada de buitres, del artista Juan Zamora, es un dibujo delicado y sutil, de pequeño formato, que alude claramente a la pulsión despiadada de los buitres y, por qué no, de los jugadores – artistas, críticos, comisarios, galerías- del mundo del arte. Una reflexión interesante del mundo humano pero a través de lo animal, la muerte, y la frontera entre estar y ser, temas claves en la obra de Zamora.

“Bandada de buitres”, Juan Zamora, dibujo sobre papel (2015).

Más directa es la pieza de Eugenio Merino, Montaña, hecha a partir de bronce y un billete de dólar. El gesto de las manos, la cruz, los billetes hablan sin rodeos del capital espiritual y de la acumulación, del exceso y del poder.

En una esquina se dispone la serie fotográfica de David Trullo, Bygones, un archivo heredado de su padre, fotógrafo taurino, en el que personajes como Cela, Antoñete, Amparo Muñoz, La Chunga, entre otros-  aparecen sin rostro, pero podemos advertir que son famosos por la construcción gestual, el espacio, la intención corporal. Es curioso cómo identificamos este tipo de fotografía, aparte de por la identidad de la “celebrity”, por el despligue teatral alrededor: una cama de hospital después de una cogida en el ruedo, un gesto cotidiano como si eso fuera una rareza, un espejo antes de un espectáculo, una sensación extraña de ese mundo sin redes sociales en el que el fotógrafo tenía una intimidad especial con el retratado. En esta línea del exterior versus el interior y la iconosfera que hemos heredado, los dos dibujos de Carmen González Castro, Venus y Adonis y Venus, Vulcano y Marte, recrean figuras clásicas yuxtaponiéndolas a órganos internos como un hígado o unos pulmones. La superficie, la forma exterior, y su conexión con la historia de la belleza se sitúan en el mismo nivel que lo que está visceralmente escondido.

Un poco más allá, al lado de la divertida silla de globos de Sina Greinert – que alimentó el ambiente de fiesta de fin de curso de la inauguración- se encuentra la  instalación de Carlos Aires.  Un conjunto impactante de placas de oro bruñido sobre las que el artista ha impreso digitalmente los anuncios y flyers que se acumulaban en su furgoneta. Mensajes vendiendo sistemas de alarma, guías espirituales, prostitución, un médium, abogados, un método de  estudio, comida china, un panfleto anti-taurino… La obra constituye un pequeño retablo sobre la vida – o la supervivencia- de la ciudad y lo que por casualidad se hace visible.

Juan del Junco,
Juan del Junco, “El rebaño” #1, Serie “El lenguaje”, 2013.

Y en este vaivén de cosas dispersas, inconexas y divertidas, el espectador invitado a la fiesta se encuentra con las fotografías de Juan del Junco: una serie compuesta de primeros planos de cabras. El lenguaje es una obra sobre el discurso del arte, comprensible sólo para unos pocos como artistas, comisarios o críticos, igual que el pastor emplea un código propio para comunicarse con sus animales. Tiene algo naïf y encantador, que apetece volver a mirar.

Jorge García y su obra Para un roto y para un descosido nos proponen un viaje más corporal. Compuesta de una aguja, algodón e hilo de sutura que están esterilizados, la pieza habla de la asepsia, pero también de la mancha: la acción que hiere para curar. En esta misma línea de cierta agresividad contenida, Avelino Sala “congela” ciertos objetos relacionados con la violencia y los recrea en materiales suaves y delicados. Evolución del sombrero Panamá es un pasamontañas tejido con el mismo material del sombrero mítico que le da nombre. MAD reproduce una granada de mano hecha a partir de vidrio quirúrgico soplado, y completando el trío, Cocktail Molotov, una pieza hecha en mármol de Carrara sobre un espejo. Justo en frente, “Guardia civil” de la serie Cuerpos y fuerza del artista Daniel Silvo dialoga con esa sensación de hostilidad y el despliegue de la violencia a través de sus instrumentos de dominación.

Vuelvo días después a la galería… y hay un silencio irónico en el espacio. Hay muchos más artistas en la exposición, pero igual que en una fiesta, no conocí a todos los invitados. Eso sí, ahí siguen dispuestos a seguir  bailando.

Nepotismo ilustrado
Hasta el 4 de Diciembre de 2015
Artistas participantes: Ángeles Agrela, Carlos Aire, Sofía Bauchwitz, Juan del Junco, Antonio Fernández Alvira, Félix Fernández, Emilio Gañán, Jorge García, Esther García Urquijo, Ruth Gómez, Carmen González Castro, Sina Greinert , Yann Leto, Juan Carlos Martínez, Raisa Maudit, Eugenio Merino, Antonio Montalvo, Ángel Núñez Pombo, Rubén Rodrigo, Avelino Sala, Óscar Seco, José Luis Serzo , Miguel Scheroff , Daniel Silvo, Marie Tooth , Miguel Ángel Tornero, David Trullo, Abdul Vas, Juan Zamora y Jesús Zurita.
Galería Fernando Pradilla
Calle Claudio Coello 20
Tel: 91 575 4804
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s