Las manchas y la intimidad: espacios compartidos entre la educación y la mediación

 

“Ya en la Inglaterra del siglo XIX se debatió, en el comité directivo de la National Gallery, sobre cómo manejar la multitud. La multitud eran, por ejemplo, mujeres de la clase obrera que se cobijaban de la lluvia en el museo, donde, entre otras actividades, amamantaban a sus hijos. Su ropa mojada fue calificada como un riesgo para la seguridad de las obras de arte, y se les acusó de utilizar el lugar para fines inapropiados” (Mörsch, 2015: 11-12).

 

DSC_3251

 

Un museo como un lugar donde cobijarse: donde cabe la ropa mojada y hay espacio para el cuerpo.

Frente a la idea ilusoria de que el museo está únicamente formado por obras de arte y paredes blancas, sabemos que los discursos atraviesan toda la institución, aunque en esa red de relaciones a veces se excluya al espectador.

Todo media. Pero no todo habla. Una cartela, una hoja de sala, un vinilo en la pared; un catálogo, la propuesta curatorial, una crítica de arte. Pero la mediación y la educación ofrecen un espacio en vivo para el diálogo, la reflexión,  la discusión y el debate. Posibilitan unas coordenadas para situar el cuerpo y la mirada frente al hecho cultural.

Mediación y educación como afecto, como construcción de lo social y de lo compartido. Las instituciones culturales son enormes dispositivos que producen conocimiento y relatos canónicos. El llamado cubo blanco se identifica así con lo conceptual, lo que no cambia, lo que no queremos que cambie; el espacio expositivo legitimado por un discurso. Sin embargo, cuando se trata de “habitar” ese espacio y ofrecer un tiempo para lo contingente (una voz más alta que otra, un niño que anda despistado, un adolescente que ocupa demasiado al sentarse en el suelo, risas de niños y niñas al ver un desnudo…) entonces la institución y los agentes culturales “serios” (comisarios, gestores, directivos, etc) empiezan a ponerse algo más nerviosos.

Con los niños nos sentamos en el suelo. También con los adolescentes. ¿Y por qué no con los adultos? Es curioso que sólo se habla de educación cuando se trata de público en edad escolar, muchas veces porque sus visitas forman parte del currículo académico. Pero también se produce la educación con adultos. Del mismo modo, con los niños también hay mediación. ¿Y qué es mediación? ¿Qué es educación? Lo pensamos todos los días y todos los días pensamos posibles respuestas.

Así, de manera simplista, la mediación se sitúa en una posición más equidistante y la educación tiene un componente de transmisión de contenidos. Pero, claro, son definiciones muy estáticas y tradicionales que no corresponden a la realidad de nuestra práctica laboral diaria. En ambos casos la educadora/ mediadora construye in situ conocimiento y aprende de quien tiene en frente. Es curioso cómo en muchos momentos, de hecho, se genera una mirada distinta sobre lo que estamos viendo, y configuramos en colectivo otra forma de aproximarnos a la cultura.

 

La profesión de la educación y la mediación comparten, por desgracia, la invisibilidad de todas las profesiones relacionadas con los cuidados, lo pequeño, lo que sucede en otros tiempos, lo que no tiene glamour y muchas veces, mancha. Manchan los niños cuando emulan a Miró realizando paisajes intervenidos, manchamos nosotras cuando nos metemos en una red de Lygia Pape gracias a una dinámica de Pedagogías Invisibles y paseamos por la sala de exposiciones, manchan todas las mediadoras cuando se acercan peligrosamente a los cuadros o cuando entre todos hacemos moverse los móviles de Calder.

DSC_2016

 

Manchar es la constatación de lo inesperado y de la transformación.

Mancha la educación y la mediación ante los discursos de poder y el saber legitimado. Mancha porque transforma el cubo blanco en otra cosa. Mancha porque convierte el espacio expositivo en un lugar social, habitado, hablado, y porque seguramente revela todas las fracturas de la sacralidad del arte.

Mancha porque hace de la intimidad algo de lo que poder hablar. La educación y la mediación comparten el cuerpo, la voz/voces, la experiencia emocional e intelectual, el aprendizaje, la producción de conocimiento…. La educación y la mediación son, en definitiva, dos formas de hacer de la intimidad algo visible… aunque manche.

Anuncios

Vibrar: el cuerpo como instrumento pedagógico

Flyer_Curso_Critico_2015

FUHEM Educación junto a Pedagogías Invisibles y Matadero Madrid ofrecen el Curso Crítico de Formación del Profesorado, titulado “VIBRAR: El cuerpo como instrumento pedagógico”, comisariado por María Acaso y Pedagogías Invisibles. El curso se desarrollará en la sede de Matadero Madrid (Pza. de Legazpi), del 30 de junio al 4 de julio de 2015 en horario de mañana y/o tarde. El período de inscripción está abierto hasta el 19 de junio de 2015. Se ofertan 50 plazas y se respetará el orden de inscripción.

¿Por qué el cuerpo? Objetivos del curso

Uno de los conceptos que sustenta la pedagogía tradicional es que la cabeza es el único recurso que utilizamos en clase. En el curso “VIBRAR: El cuerpo como instrumento pedagógico”, abordaremos la importancia de introducir la totalidad del cuerpo como instrumento a través de una serie de temáticas específicas como son el mindfullnes o la atención plena, la danza, la performance así como la idea del cuerpo como mapa.

Todos los detalles del curso (con la descripción y horario de las distintas sesiones así como el perfil de las personas implicadas en el mismo), se encuentran en el Programa completo del Curso Crítico de Formación del Profesorado (formato pdf).

Entre los objetivos de este curso, destacan:
• Proponer argumentos que permitan mirar la Escuela desde puntos de vista diversos y que respondan a la necesidad de transformar la educación.
• Pensar en el espacio educativo como algo vivo y dinámico: habitar el aula, hacer de ella un lugar de identificación y pertenencia.
• Reflexionar en torno a los contenidos de los actos pedagógicos y también en torno al formato que damos a esos contenidos.
• Hacer posibles espacios y actos de aprendizaje no basados en la evaluación, en el control, en las dinámicas de poder, sino en la experimentación, la implicación y la colaboración.
• Tejer redes con otras personas e instituciones interesadas en propiciar cambios en las acciones pedagógicas y educativas.
• Modificar la percepción reduccionista que el profesorado tiene de sí mismo y así ampliar sus posibilidades como educador.

Metodología, organización y “dinamizadores” de las distintas sesiones

El método de la Escuela Crítica de Formación del Profesorado es activo porque activa a los asistentes y les hace mirar el modelo educativo actual desde perspectivas diferentes. Por eso no hablamos de ponentes, sino de dinamizadores que se encargarán de las distintas sesiones:

– ¿Deprisa, deprisa? Repensando la atención y los tiempos en la educación. Con María Acaso y Fernando Tobías.

– El cuerpo como texto. El movimiento como forma de aprendizaje. Con Laura Szwarc.

– Del cuerpo como texto al cuerpo como mapa. Cartografías corporales. Con Clara Megías y Patricia Raijenstein.

– ¿Quién pidió participación? Estrategias performativas como opción metodológica. Con Jordi Ferreiro.

– EduParty: Estrategias celebratorias como herramienta de aprendizaje. Con Pedagogías Invisibles y Jordi Ferreiro.

Información práctica

Horario del curso

– Martes, 30 de junio: de 17.00 a 20.00 horas

– Miércoles y jueves, 1 y 2 de julio: de 10.00 a 14.30 y de 16.00 a 18.00 horas.

– Viernes y sábado, 3 y 4 de julio: de 10.00 a 14.30 horas.